Cómo Fotografiar Fuego

0

El fuego, ya sea una vela o incendio forestal, presenta grandes oportunidades para explotar nuestro lado creativo. Hay muchas maneras diferentes de fotografiar el fuego y algunas maneras diferentes para tratar de capturar esas imágenes especiales que transmiten la energía, el calor o la sutileza que viene de la llama. Echemos un vistazo a algunas de las prácticas más comunes.

– Una llama sola:

Candles, por seyed mostafa zamani
01 Candles, por seyed mostafa zamani

Fotografiar una sola llama es una de esas tareas que parece simple al principio, hasta que se intenta.

Para este experimento necesitaremos una vela de cualquier tipo, un lugar oscuro para ayudar a destacar la llama, un trípode o una superficie estable para sostener la cámara y paciencia. Lo mejor es utilizar el enfoque manual y enfocar en el extremo de la mecha. La llama misma claro que no estará en foco.

Si nuestra cámara tiene medición puntual, la utilizamos y hacemos una lectura de la propia llama. Esto puede producir una imagen bastante oscura, así que experimentamos con sobreexponer un poco al disminuir la velocidad de obturación. Aseguremonos de que no haya corrientes de aire alrededor de la llama si lo que estamos buscando es una foto estática, y no que la llama se mueva.

Por el contrario, una vez que descubrimos la técnica básica y velocidad de obturación, jugamos un poco soplando sobre el fuego y tratando de capturar su movimiento.

 

– Grandes fuegos:

This city is burning., por T i q s ©
This city is burning., por T i q s ©

Intentar capturar imágenes de fuego a gran escala sin perder la sensación de el calor puede ser difícil.

La mayoría de las imágenes están comprensiblemente tomadas a una distancia lejos de las llamas, lo que provoca que el fuego pierda impacto y escala. En este caso, la seguridad es la preocupación número uno, ya que los incendios forestales son muy impredecibles.

Ser capaces de poner de relieve el humo da una sensación de volumen y el espacio para el fuego más allá de la fijación al suelo. También, si tomamos fotos de noche con una velocidad de obturación más lenta permite una mayor intensidad en las llamas que varían de color y brillo.

Para este tipo de tomas lo ideal es utilizar un lente gran angular, así podremos capturar una imagen más amplia y así transmitir la inmensidad del fuego.

 

– Estelas de fuego:

Fire 11, por Hugh Beauchamp
Fire 11, por Hugh Beauchamp

Una fotografía exitosa de estelas de fuego requiere de mucha habilidad y práctica – el fuego en movimiento combinado con un ambiente oscuro puede ser un tema difícil de capturar y se extiende más allá de simples técnicas de larga exposición.

Con el fin de capturar con gran detalle en los senderos de fuego, es necesario utilizar una apertura grande. Amplias aberturas permiten que la luz demasiado llegue al sensor cuando el fuego está en movimiento, con lo que su fuego se parecen más a senderos de luz en lugar de mostrar algún detalle en la llama.
Las luces quemadas son una preocupación cuando se trata fotografiar el fuego. Una apertura pequeña limita el tiempo que el fuego se expone en el sensor, así que mientras el fuego se mueve podemos adaptar la duración de la exposición a cuánto tiempo queremos que el fuego se exponga en la imagen.

Si estamos apuntando para el detalle llama, es probable que no queramos extenderlo más de un par de segundos como los senderos que comienzan a solaparse, perdiendo detalle en rayas llama individuales.

Si buscamos un rastro más largo, debemos extender lo más posible la exposición, como unos 30 segundos, por ejemplo.

 

– Fogatas:

Firecamp, por Sahil Ahuja Firecamp, por Sahil Ahuja

Las fogatas son una de las imágenes más fáciles de tomar de fuego. Pero la clave está en conseguir la velocidad de obturación.

Lo mejor es usar un poco más de tiempo del obturador para ayudar a difuminar el fuego, así como dar las chispas oportunidad de dejar un rastro de luz. Y si hay gente en la toma, deberán permanecer bastante quietos por un momento y debemosponer la cámara en un trípode o sobre una superficie adecuada (roca, mochila, conservadora, etc…).

Las tomas a fogatas son muy buenas para transmitir calidez y calma o una actitud de fiesta salvaje, en función de lo que los sujetos en el cuadro están haciendo. Si el obturador queda abierto demasiado tiempo aquí, el fuego será demasiado brillante y se perderá el ánimo.

El fuego lleva consigo un gran impacto y variedad.

Muéstranos cómo has capturado imágenes de llamas, grandes y pequeñas, en la sección de comentarios a continuación! (Deja un enlace a flirck, facebook o donde sea que tienes tus fotos)

Sobre el autor

Shakira Duarte

Soy Fotógrafa Freelance. Escribo en varios blogs, sobre fotografía y edición de imágenes en Photoshop. www.shakiraduarte.com.

Deja un Comentario