Ojos Enfocados, Retrato Bien Logrado

0

La calle es la mayor galería de todas, es tu gran escenario con todo y personajes incluidos. ¡A retratar se ha dicho!
Cuando sales a la calle con cámara en mano y ojo preparado, sabes que lo más importante es la velocidad. En sólo segundos tu foto perfecta puede arruinarse, tu personaje se salió de la escena sin avisarte y de un momento a otro cayó el telón.

Lo sabes, a la hora de tomar retratos urbanos hay que estar listo y disparar a tiempo.

Sin embargo no hay que dejarse atrapar por la idea de que el modo automático nos salvará, y dejar que nuestra única tarea sea el disparar a tiempo. Depender de la cámara para seleccionar un punto de enfoque no siempre resulta mal, pero recuerda que hay muchos factores que pueden alterar los resultados, y que nuestro punto de enfoque termine siendo otro, cualquiera, menos el que nosotros necesitamos.

Para hacer retratos se recomienda utilizar una apertura lo más grande posible (f2.8), esto mantendrá al sujeto en primer plano nítido y logrará un fondo que resalte más el rostro. El foco deberá estar SIEMPRE en los ojos. De otra forma, nunca terminará de verse bien un retrato cuyos ojos no estén bien enfocados.

 

Pero entonces si decimos que es necesario combinar un enfoque rápido con una profundidad de campo muy corta, es de vital importancia no caer en el error de dejar que la cámara elija rápidamente el punto de enfoque, pues el resultado sería una nariz en foco y unos ojos fuera de foco. La cámara enfoca según la cercanía de los objetos, osea que enfocaría primero la nariz, pues está más cerca que los ojos, y en esta ocasión no es lo que tú buscas, así que deja que dos cabezas piensen mejor que una y  ayuda a tu cámara a decidir cuál sería el mejor punto de enfoque a escoger.

Una vez decidido, una vez asegurado el enfoque en los ojos, y planeada la composición, entonces si, a retratar se ha dicho.

 

Sobre el autor

Deja un Comentario